Ir directamente al contenido

Quienes somos

A la hora de emprender, la necesidad de innovar es esencial. En un contexto en el que muchos jóvenes emprendedores crean sus marcas de ropa, había que encontrar la manera de diseñar un producto suficientemente innovador como para diferenciarse del resto.
                                                  
Decidimos enfocar la idea en la personalización de una sudadera que permitiese intercambiar su bolsillo delantero tantas veces como quisieras. Los bolsillos irían desde los colores más básicos, hasta hacer personalizaciones más creativas.
El método de sujeción de bolsillos más eficaz para permitir el intercambio de bolsillos eran las cremalleras. Para evitar que estas estropeasen la apariencia de la sudadera, decidimos cubrir la cremallera superior con una tapeta del color de la prenda. Para solucionar el problema de la curvatura de la cremallera inferior, la cosimos en sus extremos por dentro de la sudadera con ángulo suficiente para no crear pliegues en los bolsillos y lograr así el mejor acabado.

 

  • A la hora de dar nombre e imagen al proyecto decidimos usar usar pieza de puzzle simbolizando las distintas combinaciones de sudadera que se podían crear, y darle la vuelta a la “p” de puzzle convirtiéndola en una “b” demostrando la voluntad de darle la vuelta al concepto estándar de sudadera
  • Ambas ideas se incluyeron en la prenda en formato bordado. El logo se situó en el pecho y el nombre debajo de la capucha en la espalda. También se encuentran en la etiqueta, junto al instagram de la marca y un “made in Portugal” denotando el origen de su confección.
  • En cuanto a los cordones de la capucha, llegamos a la conclusión de que la opción más estética era la de no usar terminales, rematándolos con un nudo, y que estos salieran de la capucha a través de unos ojetes plateados.
  • El tejido que decidimos usar fue la felpa italiana de 270g/m2, una felpa de altísima calidad para permitir muchos usos sin que se estropease tu sudadera y que a la vez abrigase.
  • Finalmente, tras estudiar detenidamente las opciones más compatibles de colores decidimos usar seis colores que permitieran a la vez combinaciones sencillas y atrevidas. Los elegidos fueron el blanco, gris jaspeado, celeste, azul marino, negro y rosa. Los dos primeros con bordados negros, y los siguientes cuatro con bordados blancos.